Qué hacer si eres joven en la comarca del Ebro

Aunque parece que este año la meteorología no está muy de acuerdo, astronómicamente en un par de de días estaremos en verano, la estación sin duda preferida por la gran mayoría del planeta (a no ser que vivas en zonas de calor tórrido y en países poco desarrollados, imagino que eso será un verdadero infierno, jeje). Y sí, a la gente le gusta la época estival, y ante la llegada del buen tiempo y de las vacaciones, surgen dudas acerca de en qué ocupar el tiempo libre: o bien tienes pocas opciones a tu alrededor, o por el contrario tienes tanta que no sabes a cuál acudir.

Pensando en la juventud en la Comarca Ribera Baja del Ebro, la verdad es que ya van algunos años en los que están teniendo mucha suerte, pues los consistorios de la zona está pensando en las suficientes actividades lúdicas para que se entretengan de forma sana e incluso intelectual, si me apuras. Esto no es sólo de agradecer por ellos, sino también por sus familias; padres que trabajan con jornada laboral partida, o continua con horarios maratonianos, y que no pueden pasar con sus hijos las largas horas de asueto que ellos tienen en verano hasta no coger sus propias vacaciones. Así que entre viajes, conciertos, conferencias, cursos y excursiones, la verdad es que tendrán un buen catálogo donde elegir, todo ello a unos precios económicos e incluso de forma gratuita, para que no puedan poner excusas y quedarse todo el verano en casa a la bartola.

Porque, la verdad, llegado estos meses de calor y de vagancia, la juventud suele tirar por la fácil, y si no se le dan opciones, la primera alternativa no tiene vuelta de hoja: el sexo gratis. Aunque si lo pienso, puede que en realidad la primera de todas sea el porno gratis, pero esto, como se ha venido observando, ya no deriva en simple visionado pasivo: ahora, incluso las jovencitas se inspiran tanto en estos videos x online, que salen a la calle dispuestas a comerse el mundo, a los hombres, y a cualquier cosa que le pongan por delante. Lo de las chicas jóvenes es realmente espectacular; se pensaba que no eran consumidoras de pornografía, y que gracias a años de seguir los roles tradicionales, no serían las que dieran el primer paso para buscar parejas para relaciones sexuales. Pero los tiempos cambian, las costumbres también, y desde luego el género femenino ha encontrado bastante placer en eso de ser liberal; es normal porque ¿a quién no le gustaría ser la dueña de su propia sexualidad y poder follar con quién quieras, en la medida de lo posible? Viejas, maduras, maduritas y también veinteañeras están deseosas de eso, estoy seguro.

Así que no está mal eso de mantener ocupados las mentes y los cuerpos de los jóvenes, antes de que ellos piensen en cómo hacerlo por sus propios medios. No me entiendas mal, no es que practicar sexo sea un pecado ni un delito; de hecho, es una forma sana de relacionarse con el prójimo, y tan antigua como el mundo, no hay nada de reprochable. Pero obsesionarse con el tema sí que es un problema, y a la juventud ociosa le sucede mucho eso de las obsesiones y las adicciones; así que alternativas donde puedan cultivar la mente e incluso gastar energía física son excelentes se mire por dónde se mire.

La verdad, tengo que decir que me siento un poco envidioso con el tema, aunque eso sí, envidia sana. Todavía recuerdo los veranos de mi juventud, donde había muchas menos posibilidades de ocio sofisticado, pero muchas más al natural. Nadar en el río, hacer fiestas hasta altas horas de la noche y tener un poco de marcha con una amiga entre las sombras de los árboles del huerto no estaba nada mal. Pero sí, ya sé, los tiempos han cambiado, así que vamos a aprovecharlos.